Guerreros del cine

Guerreros del cine
A la venta en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y por Internet! Haga click en la imagen

lunes, 6 de enero de 2014

CAMINOS ABIERTOS: JULIO VERNE

A menudo se dice que el padre de la ciencia ficción fue Julio Verne, un hombre de un apetito voraz por la ciencia y el estudio, determinado como pocos a triunfar en su campo y, sobre todo, crear ese campo en el cual tendría tanto éxito. Esta biografía, escrita por un grupo de escritores de la editorial Norma, bajo la colección titulada “Caminos abiertos” – que incluye las biografías de Albert Einstein, Martin Luther King y Juan XXIII – arroja algunos datos interesantes sobre los periplos de este autor seminal, que potenció un género literario que jamás pasa de moda.

Dividida en tres partes, “cronista de la ciencia”, “el hombre se pasea por el cosmos” y “el tercer Verne”, intercala los capítulos con informes sobre el contexto histórico y científico de la época, más un pequeño glosario de palabras “nuevas” para la década del 80 en la cual fue editado este volumen, y una línea de tiempo con los acontecimientos en la vida de Verne, complementados con apuntes socio-históricos, económicos y artísticos. La finalidad es trazar un breve recorrido para comprender como Julio se convirtió en tan afamado escritor, aunque el resultado es dispar.


El libro comienza relatando las peripecias del joven con afán aventurero que debe seguir las disposiciones paternas para su futuro: será abogado y no escritor, so pena de castigos ejemplares. En este contexto el incipiente escritor, bajo la directiva “sólo podrás viajar en tu imaginación”, comenzó a idear lo que más adelante sería su “novela de la ciencia”, pese a que sus inicios en las letras poco tuvieron que ver con esta rama.

La segunda parte ya nos muestra al Verne que triunfa tras un acuerdo idílico con su editor perpetuo, y la gesta de alguna de sus obras más memorables. Lamentablemente, los autores del libro dedican muchas páginas a contar los argumentos de estas obras con detalles importantes y revelan todos los finales. Para un lector que no haya accedido a todos los clásicos de Julio Verne, estos apartados son un baldazo de agua fría, y tal vez uno de los pecados más “imperdonables” de esta biografía.

El “tercer” Verne se adentra, con menos detalles, en su costado político, sus años de convalecencias y su muerte. El desarrollo de esta sección es mucho menor, pese a que en esta etapa Verne se convierte en un escritor mucho más amargo y pesimista con respecto a la ciencia, la cual nutrió sus páginas de gestas heroicas y maravillas científicas. Es una pena poder adentrarse tan poco en este fascinante momento de su vida – el incidente con su sobrino, que le dispara en un acceso de locura, la rebelión de su hijo y su reconocimiento mundial que poco y nada le agradaba –.

Si bien los puntos biográficos más importantes están bien detallados y documentados, este libro parece más un aperitivo para entrar en algún libro mucho más documentado y expandido. Los informes complementos muy acertados pero dan la sensación de ser meros datos redactados que podrían haberse incluido en el relato para agilizar la lectura, y no interludios que cortan el proceso de descubrimiento del hombre detrás del nombre.


Para los fanáticos del escritor tal vez sea un mero bocadillo con sabor a poco, pero aquellos que se estén empezando a interesar por la fabulosa obra de este hombre – que observó como pocos los adelantos tecnológicos de su era y “vaticinó” maquinarias y descubrimientos futuros – es la puerta de acceso a la vida de un genio. Sin lugar a dudas se quedaran con ganas de leer mucho más sobre Julio Verne.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario